Gema Maria Queipo López


Gema Maria Queipo López

Biografía

Nací en Madrid hace casi cuarenta años; soy politóloga de formación y teleoperadora de profesión.

Me uní a Podemos después de la elecciones europeas y desde el Círculo de Fuencarral el Pardo, del que formo parte, he tratado siempre de colaborar y aportar allá donde se me ha necesitado.

Estoy convencida de que siempre es mejor sumar que restar, de que siempre hay que trabajar con energía y alegría para conseguir lo que se sueña. Una motivación y un sueño que comparto con muchas más personas que son igual que yo. Que saben que hay que dar un paso hacía adelante para cambiar las cosas que nos rodean y conseguir ese mundo más justo y solidario con el que soñamos todos los días. Por eso en 2015 me impliqué en la candidatura municipal para desalojar al PP del Ayuntamiento de Madrid y fui una de las elegidas por mi Círculo como vocal vecina de Ahora Madrid en mi Distrito.

Por eso también, convencida de la importancia que tiene dar esos pasos hacía delante formo parte desde el año pasado de la Comisión de Garantías Autonómica.

Y ahora, en estos momentos en los que es más urgente y necesario que nunca parar la amenaza de la extrema derecha en nuestra Comunidad, hay que seguir dando pasos hacia delante.


Motivación

Hay momentos en los que es importante y necesario no dar la batalla por perdida. Hay que levantar la cabeza y decir no. Hay que decir basta ya, bien alto y fuerte.

Basta ya de recortes en educación, en sanidad, en dependencia, en movilidad...

Basta ya de recortes una y otra vez en servicios públicos y políticas públicas necesarias para la vida.

Basta ya de recortes en todo aquello que tiene la etiqueta de público, basta ya de expoliarlo y privatizarlo.

Los servicio públicos son de todos y todas; significan vida, igualdad de oportunidades, esperanza…

Los recortes que hemos sufrido un año tras otro desde que el Partido Popular gobierna en la Comunidad de Madrid solo han generado dolor, frustración y más desigualdad.

No hay libertad si no tienes un colegio público en tu barrio donde estudiar, no hay libertad si en tu centro de salud no hay médicos o en tu hospital de referencia no hay camas libres. No hay libertad si utilizas un transporte público tan deficitario y abarrotado que te lleva a perder media vida en él. No hay libertad si las ayudas no llegan a quienes las necesitan porque bloquean su tramitación y las menosprecian llamándolas “paguitas”.

Basta ya de políticas neoliberales que solo nos conducen a más miseria, dolor y desigualdad.

El 4 de mayo hay que pararlos, no podemos consentir ni volver a permitir que sigan regalando lo que es de todos y todas a unos pocos para seguir teniendo contentos a sus amiguetes.

El 4 de mayo hay que echarles!

Si se puede!!